Actualidades

La apuesta por el elemento emotivo en marketing

Enero 28, 2016

Una de las estrategias que cada vez más marcas adoptan es la creación de vínculos más estrechos con los consumidores a través de las emociones. La utilización de este recurso busca conseguir un engagement más alto, que logre distinguirlos de su competencia. Hoy se apuesta por el camino donde el elemento de la emotividad los lleve a alcanzar sus objetivos de posicionamiento.

El reto que representa la utilización de este mecanismo no es tan sencillo, provocar sentimientos y  empatías implica identificar, antes que nada, las representaciones que los consumidores generan alrededor de la valoración de ciertos productos y servicios, pero sobretodo cómo las construyen; y así, diseñar una estrategia a partir de un aprovechamiento máximo y óptimo de los insights sobre un determinado tema. Hoy parece ser que los consumidores consideran, más que en otros tiempos, darse a la tarea de buscar elementos en las marcas que vayan más allá de la mera satisfacción de una necesidad básica, hoy se busca afinidad con respecto a ideologías, convicciones, creencias propias y estilos de vida. Un ejemplo de esto, podría ser esa tendencia hacia elegir productos elaborados bajo una técnica artesanal, o que el sistema de compra-venta se sostenga en el comercio justo, también que las empresas mantengan un nivel de compromiso sustentable en sus prácticas, por mencionar algunos.

Bajo este escenario, la claridad sobre el lugar que ocupa la empresa en su campo de competencia y en el de sus consumidores cautivos y a los que aspira conquistar, parece ser de lo más sustancial para saber cómo construir y detonar la idea de vivir experiencias y de establecer conexiones emotivas que apunten a la audiencia correcta en el momento justo, esta habilidad es la que puede hacer la diferencia.

Un ejemplo de cómo se ha echado mano de tal recurso emotivo de manera exitosa es Apple, compañía que ha desarrollado una gran habilidad en la efectividad del marketing emocional. En su campaña de Navidad 2013, produjeron un comercial para iPhone en el que se contaba la historia de un chico que solía usar su iPhone para capturar cándidos clips de video de su familia en el día de Navidad, al final los junta para formar un pequeño video el cual, al mostrarlo a su madre, hace que suelte unas lágrimas. Apple no sólo estaba vendiendo un teléfono a través de este comercial, estaba vendiendo el sentimiento de amor, de pertenencia y de conectividad.

Otra campaña que resultó muy efectiva por su alto nivel de emotividad fue la que lanzó Baileys, una de las firmas más prestigiosas a nivel mundial, en mayo de 2014 con motivo de la festividad del 10 de mayo en 2014. La titularon “Hija de mi madre” haciendo alusión a una frase muy coloquial y usada popularmente y que, bajo este contexto, la intención fue mostrar el orgullo que representa para una hija tener a la madre que tiene. Resultó ser un gran fenómeno en las redes sociales.

Fuentes:

http://www.entrepreneur.com/article/249121

http://bigthink.com/cue-the-future/emotional-marketing

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone